Sondaje vesical

◊ ¿Con qué frecuencia debo sondarme? 
La media es entre 4 ó 6 veces al día, pero dependerá mucho de tus circunstancias individuales, de tu orina residual y de lo que tu enfermera te haya indicado.

¿Qué debo hacer si no me puedo introducir la sonda?
Simplemente relájate, a veces un baño caliente relaja, o simplemente toser un poco ayuda a relajar el esfínter de la uretra. 

¿A partir de ahora tendré que sondarme siempre?
Algunas personas tienen que sondarse de por vida, para otras es solo una medida temporal. 

¿Qué cantidad de líquido debo tomar?
Deberías al menos animarte a beber entre cinco y ocho vasos de líquido al día. 

¿Puedo viajar al extranjero?
Sí, puedes viajar largas distancias sin ningún problema, de vacaciones o en viaje de negocios. Calcula el número de sondas que vas a necesitar y recuerda que siempre es útil llevar un certificado, que las compañías extienden, para ayudarte en caso de tener algún problema en las aduanas. También tu médico puede emitir un informe explicando que llevas la sondas por tus condiciones de salud.

¿Qué debo hacer si hay sangre en mi orina?
Si hay sangre en tu orina obsérvala con cuidado y permanece vigilante, si no desaparece, deberás consultar con tu médico o enfermera.

 ¿Qué síntomas debo tener en cuenta? 
Siempre debes vigilar si hay síntomas de infección del tracto urinario. Por ejemplo: olor fuerte en la orina, orina turbia, dolor o molestias, fiebre o temblores o sangre persistente en la orina. Si tienes cualquiera de estos síntomas debes consultar con un profesional sanitario. 

¿La sonda provoca alguna lesión en mi uretra o en mi vejiga?
Las sondas no provocan daños en la uretra ni en la vejiga, éste es uno de los grandes miedos de los usuarios, pero generalmente, la sonda solo se curvará dentro de la vejiga y no provocará ningún agujero ni ninguna otra lesión.

¿Qué tipo de sonda debo utilizar?
Deberías usar una sonda de baja fricción con cubierta hidrofílica, que sea segura y esté bien documentada. 

Los comentarios están cerrados.