Electroestimulación

Se trata de usar estímulos eléctricos para corregir los trastornos funcionales de la micción. Básicamente hay dos tipos: neuromodulación sacra y neuroestimulación.

a) Neuroestimulación sacra: Se usa sobre todo en pacientes no neurológicos, pero es posible usarlo en ciertos casos de vejiga neurógena con éxito.

b) SARS: Se realiza en pocos centros de Europa y sus indicaciones son muy selectivas.

No es frecuente, pero a veces hay que realizar técnicas quirúrgicas para el correcto control de esta patología, algunas ya comentadas, como la esfinterotomía. Otra posibilidad en estos casos en los que queremos bajar la resistencia uretral, es la colocación de prótesis intrauretrales.

En algunos casos seleccionados, es posible tratar quirúrgicamente la incontinencia mediante esfínter artificial o colocación de mallas suburetrales.

Actualmente es excepcional el uso de cirugías agresivas, tales como la ampliación vesical o derivaciones urinarias. El uso de los medicamentos anticolinérgicos y la toxina botulínica, ha hecho que en la actualidad prácticamente no se usen.

Los comentarios están cerrados.