Toxina botulínica

Se usa en vejigas hiperrefléxicas, con el ánimo de relajar la vejiga cuando los anticolinérgicos no son eficaces al 100% o provocan efectos secundarios. Su uso está cada vez más extendido, consiguiendo en muchos casos, la continencia del paciente.  

Además de en la vejiga, es posible usar la toxina botulínica en el esfínter (músculo distinto del de la vejiga). Se usa en estos casos para relajar el esfínter y así conseguir vaciar completamente la vejiga. Se trata de una alternativa a la esfinterotomía (sección quirúrgica del esfínter).  

Los comentarios están cerrados.